Fundación Casa Ducal de Medinaceli

Casa de Ribadavia

Escudo - Casa de Ribadavia

Aunque la dilatada historia y antigüedad del linaje de los Sarmiento sobrepasa, en el tiempo, la creación del señorío de Ribadavia y su ámbito territorial, linaje y estado son plenamente identificados como un conjunto inseparable, cuya personalidad histórica ha quedado fuertemente labrada a lo largo de los siglos, a pesar de los cambios habidos en la varonía de sus poseedores. De modo inexorable, el escudo de los trece roeles de oro sobre campo de gules sigue identificando las armas de los Sarmiento con el pasado de Ribadavia y su condado. Controvertido resulta asomarse a las fuentes bibliográficas que se aventuran a remontar al origen de los “Sarmiento” más allá del siglo XIV160, sobre todo, porque todavía hoy existen demasiadas preguntas sin respuesta cuando se trata de demostrar la continuidad histórica de esta familia162 a lo largo del medioevo más recóndito.

Por este motivo, iniciamos esta historia en Diego Pérez Sarmiento de Villamayor, Adelantado Mayor de Castilla163. Su historia, como la de muchos de sus antepasados, está fuertemente vinculada a los designios de la política del momento, de la monarquía y sus relaciones con otros miembros de la nobleza. Era señor del condado de la Bureva, de los estados de Villamayor, Salvadores y Benevivere, entre otros, viéndose inmerso en las luchas del Rey Justiciero con quienes se le oponían. Gracias a su fidelidad, al principio, el rey le hizo merced, en 1355 de la dignidad de Adelantado Mayor de Castilla y de otros señoríos164, aunque su papel en la batalla de Araviana (1359) disgustó sobremanera al rey, cayendo en desgracia y viéndose obligado a cambiar de bando en la Guerra Castellano-Aragonesa. Ello le valió la pérdida de sus cargos y bienes y, finalmente, la misma vida, que perdió junto con el infante don Fernando, que también se había pasado al bando contrario a su padre. Estuvo casado con María de Velasco y su hijo mayor, Pedro Ruiz Sarmiento, fue Primer Adelantado Mayor de Galicia167, ya en tiempos de Enrique de Trastámara.

Durante la Guerra Civil Castellana, Pedro Ruíz, se encontró, desde el primer momento, junto al Trastámara, siendo apresado tras la derrota sufrida en Nájera (1367) por las fuerzas enriqueñas, aunque parece que estaba ya libre cuando fue muerto Pedro I en Montiel (1369). Fue nombrado por Enrique II Adelantado Mayor de Galicia(1370)168 con carácter hereditario y junto a esta importante dignidad, que haría relucir su linaje a través de los siglos, Pedro Ruíz Sarmiento se hizo acreedor de importantes mercedes reales, que se convertirán en base cardinal de su patrimonio y de sus descendientes. Entre ellas, Enrique II le hizo merced del Burgo de Faro, en 1372, y de las villas de Santa Marta de Ortigueira y Ribadavia169. Según los autores, además de razones de carácter político170, parece que el monarca deseaba implicar a Pedro Ruíz Sarmiento en la defensa del territorio a su cargo, no en vano, era uno de sus caballeros más experimentados en el combate171, por eso, es significativo que tanto Burgo de Faro como Santa Marta fueran poblaciones marineras que miraban al Cantábrico, ante la implicación de Castilla en el conflicto europeo del momento, la Guerra de los Cien Años, y Ribadavia, por ser importante nudo de comunicaciones y estar cercano a la frontera portuguesa. Otras mercedes le serían concedidas ya en tiempos de Juan I, como la villa de Sasamón (Burgos), las tierras de Sobrosa, Avión y el Coto de Anllo y algo después, la tierra de Ribeiro de Avia, Bolo de Senda y Chao de Castela172.

Después de muchas batallas, Pedro Ruíz Sarmiento perecía en el asedio de Lisboa, en 1384, defendiendo los derechos sucesorios de su rey, Juan I. Su hermano, Diego Gómez Sarmiento, le sustituiría en el mando del ejército castellano, aunque sería derrotado y muerto en la batalla de Aljubarrota (1385), junto con “la flor y nata de la nobleza castellana”173 Entre los sucesores del Adelantado Pedro Ruíz Sarmiento, su hijo, Diego Pérez Sarmiento, murió en 1404 sin sucesión, y su segundo hijo, Garci Fernández Sarmiento, que pasó a convertirse en su heredero, fue también señor de Mucientes176 , desde 1410, gracias a una permuta con el monasterio de San Felices.

Entre sus hijos, Garci-Fernández Sarmiento sería progenitor de los condes de Salvatierra y Gondomar y Diego Pérez Sarmiento, otro de los personajes clave de este linaje175, se convirtió en primer conde de Santa Marta de Ortigueira y fue padre de Bernardino Pérez Sarmiento, primer conde de Ribadavia.

La vida política del I conde de Santa Marta tuvo un difícil comienzo, debido al apoyo que prestó a los Infantes de Aragón contra el privado del rey Juan II, Alvaro de Luna, por ello, fue objeto de las iras del rey y terminó en prisión177, aunque, parece, que el tiempo y los buenos consejos le permitió volver al favor real para convertirse, en 1442, en conde de Santa Marta y recuperar el señorío de Ribadavia, que había vuelto a la jurisdicción real en 1407178 ante los problemas sucesorios que tuvo la familia.

El I conde de Santa Marta estuvo casado con María de Zúñiga, de la que no tuvo sucesión, si bien reconoció en vida a dos hijos naturales, García y Bernardino Pérez Sarmiento. García Pérez Sarmiento, en torno a 1436, fue designado por su padre como heredero y, conforme a su status, le fue concertada su boda con Mencia Sarmiento, hija de uno de sus parientes, Pedro Sarmiento179, repostero del rey Juan II, el 8 de diciembre de 1453. Entre los términos previstos en sus capitulaciones, se declaraba a García heredero legítimo del Conde de Santa Marta, aunque solo seis días después de la firma, fueron reformadas las cláusulas del acuerdo de un modo menos propicio para García180. Su padre puso gran empeño en legitimar otro hijo natural181, Bernardino, cosa que lograría en 16 de octubre de 1457182 , siendo relegado García de la sucesión de su padre, a partir de entonces. Muestra de ello fue la renuncia que hizo el conde de Santa Marta, en vida, a favor de su hijo Bernardino, del título de Adelantado Mayor de Galicia, que el rey confirmó183.

Cuando falleció Diego Pérez Sarmiento184, conde de Santa Marta, el 9 de marzo de 1466, en Mucientes, dejó establecido en su testamento el reparto de su herencia, la sucesión de Bernardino y la tutoría que desempeñaría su esposa Teresa de Zúñiga, mientras fuera menor. No obstante, a partir de ese momento, vendrá a ocupar su mayor atención un problema que se revelaría de profundas consecuencias para la recien estrenada Casa de Santa Marta, la Guerra Irmandiña233.

La revuelta les obligó a ella y su hijo adoptivo a abandonar Galicia, después de ver destruidas muchas de sus fortalezas y sufrir el asalto de las villas de Santa Marta y Ribadavia185. En 1470, cuando parecía remitir la marea levantisca y la nobleza se prestaba a recuperar sus propiedades, Teresa de Zúñiga volvió a Ribadavia, esperando apaciguar los ánimos de sus vasallos. El temor por su vida le obligó a hacer testamento antes de partir de Mucientes186, aunque no pudo cumplir sus objetivos ya que el intento le llevó a la muerte187.

Sin lugar a dudas, la minoría de edad de Bernardino, conde de Santa Marta, la muerte de Teresa de Zúñiga y el encaje de las distintas posiciones políticas tras la guerra provocó la vuelta a la escena de los descendientes de García Pérez Sarmiento, los cuales habían sido apartados de la sucesión del primer conde de Santa Marta. Los litigios fueron finalmente resueltos por la concordia entre las partes, que se hizo en Mucientes, el 11 de marzo de 1476188, que fue ratificada, con algunas modificaciones, por los Reyes Católicos, en Madrigal, el 16 de abril de 1476. Por ella, se convertía en titular del condado de Santa Marta a Francisco Sarmiento190, hijo del desheredado García Sarmiento y en I conde de Ribadavia a Bernardino Pérez Sarmiento, en el que también recaería el título de Adelantado Mayor de Galicia191. Estas circunstancias dieron como consecuencia la partición de la herencia del primer conde de Santa Marta, dando lugar a dos líneas diferentes, a partir de este momento. La casa de los condes de Ribadavia, Adelantados Mayores de Galicia, tendrá continuidad a través de la sucesión de Bernardino Pérez Sarmiento y María Pimentel y Castro192, cuyas dos hijas, Francisca y María, sucedieron a su padre de forma sucesiva. Francisca Sarmiento, II condesa de Ribadavia, estuvo casada con Enrique Enríquez (hijo del Almirante de Castilla, Alfonso Enríquez), quien ejerció el título de Adelantado Mayor de Galicia, no tuvo descendencia y le sucedió su hermana María Sarmiento, III condesa de Ribadavia. María estuvo casada con Juan Hurtado de Mendoza, segundo hijo de Ruy Díaz de Mendoza, señor de Morón193. Su descendiente, Diego Sarmiento de Mendoza, IV conde de Ribadavia, fue cabeza del mayorazgo que fundaran sus padres, con autoridad real (8 de mayo de 1530), comprendiendo los estados de Ribadavia y Valdeorras y obligando en sus cláusulas al uso de sus armas y apellidos194.

Estuvo casado con Leonor de Castro, de la Casa de Lemos, y su sucesor fue Luis Sarmiento de Mendoza, V conde de Ribadavia, que estuvo casado con María Moscoso Osorio, hija de los condes de Altamira. Sucesora de ambos fue Leonor Sarmiento de Mendoza, VI condesa de Ribadavia, la cual falleció sin sucesión, en 1581, después de haberse casado con Diego de los Cobos y Luna, segundo hijo del primer marqués de Camarasa, Diego de los Cobos y Mendoza, con quien no tuvo descendencia195.

En las postrimerías del siglo XVI, la Casa de Ribadavia entroncará con el linaje de los marqueses de Camarasa, aunque la incompatibilidad entre ambos, debido a las cláusulas de sus respectivos mayorazgos, provocará situaciones de clara “incomodidad familiar”, dado el número de pleitos que debieron resolverse entre miembros de la misma familia. La muerte sin sucesión de la condesa de Ribadavia, le permitió a su tía abuela, María de Mendoza197, reclamar para si el título de condesa de Ribadavia, del que sería VII condesa. Antes de fallecer tuvo que ceder el título de Ribadavia a su nieto Alvaro Sarmiento de Mendoza, que lo ganaría en pleito de tenuta en 1584, habiendo sido éste VIII conde de Ribadavia. Por la tenuta del condado, también tuvo que disputar Alvaro el título condal con su hermano Francisco Miguel, II marqués de Camarasa, siendo reconocidos sus derechos, en sentencia firme, en 1591198. Alvaro, era hijo del primer marqués de Camarasa, Diego de los Cobos (hijo de Francisco de los Cobos y María de Mendoza, como ya se ha dicho) y Francisca Luisa de Luna, señora de Ricla, Camarasa y Villafeliche. Casó con Luisa Laso de Castilla199, también llamada Luisa de Zúñiga200, heredera del señorío de San Martín de Valveni. Su hijo y heredero fue Diego Sarmiento de Mendoza, IX conde de Ribadavia, quien al casarse con Isabel Manrique de Mendoza201, VIII condesa de Castrogeriz, en 1606, dejaba unidas ambas casas para sus descendientes. Hijo de estos sería Manuel de los Cobos y Luna, que heredó a su padre en el condado de Ribadavia, del que sería X conde, y a su madre en el condado de Castrogeriz. Al fallecer sin sucesión su primo Diego de los Cobos, III marqués de Camarasa, en 1646, cuya única hija, sor María de las Llagas, había renunciado a sus derechos sucesorios, se convirtió en marqués de Camarasa. Casó con Isabel de Velasco y no tuvo descendencia.

Del litigio que tuvo que entablar por la incompatibilidad de los mayorazgos de Camarasa y Ribadavia, resultó que su hermano, Alvaro Sarmiento de Mendoza se convertiría en XI conde de Ribadavia a partir de 1662.Alvaro Sarmiento de Mendoza había casado con María Leonor Sarmiento Fernández de Córdoba y Bazán y a su muerte, heredó el condado su hijo mayor Miguel Gómez de los Cobos, convirtiéndose en XII conde de Ribadavia, en 1710, aunque como sucedió con anterioridad, la falta de descendencia en el marquesado de Camarasa, le hacía heredero de su tío Baltasar, en 1715, debiendo renunciar al condado de Ribadavia en favor de su hermano Diego Sarmiento de Mendoza. Éste se convierte en XIII conde hasta su fallecimiento, en 1776. La falta de sucesión de Diego dio lugar al pleito sucesorio entre José María Sarmiento de Ribadeneira, señor del valle de Parada y Domingo Gayoso de los Cobos, resuelto a favor de éste, en 1779, convirtiéndose en XIV conde de Ribadavia, hasta el momento de heredar el marquesado de Camarasa.

A partir de este momento, dentro de la misma linea de los marqueses de Camarasa, se irán sucediendo los distintos condes de Ribadavia: Joaquín Gayoso de los Cobos, hijo de Domingo, será XV conde hasta que suceda a su padre en el marquesado de Camarasa, igual que Francisco de Borja y Jacobo Gayoso de los Cobos, hijos del anterior, que serán XVI y XVII condes de Ribadavia, respectivamente. El XVIII conde fue Ignacio Fernández de Henestrosa y Gayoso de los Cobos, nieto de Jacobo Gayoso y, en la actualidad, es XIX conde de Ribadavia D. Ignacio de Medina Fernández de Córdoba, Duque de Segorbe, sobrino nieto y ahijado del anterior titular.

«« PrécédentePage 1/6Suivante »»

Casa a la que se agregó

Aide sur les Maisons auxquelles s'est agrégée cette Maison.

(1581)CamarasaFicha de la casa

Casas agregadas

Dans la liste, seules sont rattachées les maisons directemment liées à la fiche de la maison sélectionnée. Pour obtenir plus d'informations, trois options s'offrent à vous : 

  1. Vous pouvez cliquer sur l'icône  pour accéder à la fiche de la maison de votre choix et obtenir plus d'informations sur celle-ci.
  2. Si vous souhaitez seulement connaître les maisons rattachées à celle du titre sélectionné, cliquez sur l'icône 
  3. Si vous préférez connaître directemment les titres associés à une maison en particulier, cliquez sur l'icône .

(d. 1640)CastrojerizFicha de la casa 
Relación de títulos

Títulos y territorios

Aide sur les territoires de cette maison

(titres des maisons agrégées qui ne sont pas inclus)
(1442 Vigente)Condado de Santa Marta de OrtigueiraFicha del título
Relación de individuos
(1476 Vigente)Condado de RibadaviaNo disponibleFicha del título
Relación de individuos