Fundación Casa Ducal de Medinaceli

No disponible

Alba de Tormes: señorío

Lo que más tarde conformaría el señorío de Alba de Tormes nace como consecuencia del fuero otorgado por Alfonso VII en 1140 al concejo de Alba por el que le concedía un amplísimo espacio jurisdiccional, dentro de la actual provincia de Salamanca, con el fin de que dispusiera su repoblación mediante el establecimiento de nuevas aldeas, el reparto de la tierra y  la reserva de partes de la misma para uso comunal y concejil, es decir, constituyéndo dicho territorio como Comunidad de Villa y Tierra con capital en la homónima villa amurallada.503

La señorialización de Alba de Tormes, se inició, como en otras comunidades de Villa y Tierra, durante el reinado de Alfonso X. La política dinástica de los últimos reyes de la Casa de Borgoña, desde el Rey sabio hasta Alfonso XI, se caracterizó por la concesión de estas amplias uunidades jurisdiccionales de realengo a miembros de la familia real, en calidad de infantado. La primera concesión de Alba de Tormes la hizo Alfonso X a su hijo el Infante don Pedro499. Tras el fallecimiento de este Infante en 1283, poco después de apoyar a su hermano Sancho, el futuro Sancho IV el Bravo, en la rebelión contra su padre,504Alba de Tormes pasó de nuevo a realengo hasta que, en 1304, en virtud de la sentencia arbitral de Torrellas,505 Fernando IV se la concedió a su tío Alfonso de la Cerda en un primer intento de compensar, con un amplio conjunto de bienes, derechos y señoríos, su renuncia al trono de Castilla y León y poner así fin a la guerra civil abierta por la sucesión de Alfonso X. Por un posterior acuerdo, tomado en Agreda entre los reyes de Castilla y León, Portugal y Aragón, se estableció que el conjunto de señoríos y derechos cedidos al infante desheredado habrían de rentar al menos 400.000 ms. anuales, razón por la cual a a la concesión del señorío de Alba de Tormes se añadieron, según las crónicas de Zurita y de Diego de Valera, 7.000 ms. sobre sus tercias. Muy efímero fue el señorío de Alfonso de la Cerda sobre este territorio, pues en mayo de 1312, la crónica de Fernando IV advierte que pocos meses antes de morir, el rey estuvo ocupado tomando Alba de Tormes y Béjar, dos de los señoríos de la sentencia de Torrellas, y en julio del mismo año el rey justifica la solicitud de un nuevo servicio a los concejos y villas del arzobispado de Toledo por la "gran costa que agora fiz en tomar et en cobrar los lugares que tien don Alfon fijo del infant don Fernando".522

Permaneció Alba de Tormes en la jursidicción relenga hasta la instauración de la dinastía Trastamara en la persona de Enrique II. A partir de entonces se produce la definitiva señorialización de este territorio, primero otorgándolo al infante portugués que casara con su hija ilegítima, Cosntanza, y,  a partir de 1411, como señorío de Fernando de Antequera y después de su hijo el Infante don Juan. La derrota de los infantes de Aragón frente al valido Alvaro de Luna implicó la confiscación y reparto de todos sus bienes en Castilla. En 1429, Alba de Tormes le fue concedido al obispo de Palencia, Gutierre Álvarez de Toledo, a quien sucede su sobrino, Fernando Alvarez de Toledo , señor de Valdecorneja y futuro I Conde de Alba de Tormes.

 

 

Señorío de Alba de Tormes

Pendiente

Concesión

Comunidad de Villa y Tierra constituida en la segunda mitad del siglo XII que comienza su proceso de señorialización durante el reinado de Alfonso X. Formó parte de los señoríos entregados a Alfonso de la Cerda en 1304 por la sentencia arbitral de Torrellas. Reincorporada al realengo en 1312, su definitiva señorialización se produce bajo los Trastamara, pasando de los infantes de Aragón a los Alvarez de Toledo, linaje en el que permanecerá como condado y ducado.

Casas
MedinaceliFicha de la casa
27
Linajes
(1304 - 1312)De la Cerda
Señores
[1304 - 1312]Alfonso de la Cerda "El Desheredado", Rey de Castilla y LeónFicha del individuoÁrbol genealógico